Dios es fiel

8 04 2010

Esta semana me causó impacto una noticia que traía diario matutino: una pastora aimará ya había pasado 3 años en prisión preventiva por abandonar a su hijo en la pampa (Ver noticia). Esta cruel realidad me recuerda que el hombre en su imperfección comete errores que son atribuibles a su naturaleza humana, la cual es por definición imperfecta. Del corazón del hombre nacen de forma natural sentimientos que van en contra del plan de Dios, lo que provoca que sucedan hechos tan lamentables como la horrible muerte de este niño inocente, por el abandono de su madre.

En sentido contrario, nuestro Padre celestial es fiel, justo y amoroso siempre con cada uno de sus hijos, dada su naturaleza perfecta. Para él, no existe la posibilidad de dejarnos solos, a pesar de nuestra imperfecciones y errores, ya que nos ama profundamente. Y así lo demuestra cada día bendiciendonos cada día con la vida, la naturaleza, poder caminar, la sonrisa de nuestros hijos, etc. Es ese Dios que nos ama tanto, que fue capaz de sacrificar a su hijo único por nosotros, de modo de eliminar el abismo que nos separa de Él, provocado por esta naturaleza pecadora del hombre, la cual tiene origen en la misma historia de desobediencia de la raza humana.

Dios, se encarga de recordarnos que somos suyos y el permanecerá fiel en todo momento, a través de su palabra, en Isaías 43, v1-7 (NVI):

Pero ahora, así dice el Señor,
el que te creó, Jacob,
el que te formó, Israel:
«No temas, que yo te he redimido;
te he llamado por tu *nombre; tú eres mío.
2 Cuando cruces las aguas,
yo estaré contigo;
cuando cruces los ríos,
no te cubrirán sus aguas;
cuando camines por el fuego,
no te quemarás ni te abrasarán las llamas.

3
Yo soy el Señor, tu Dios,
el *Santo de Israel, tu salvador;
yo he entregado a Egipto como precio por tu rescate,
a *Cus y a Seba en tu lugar.
4
A cambio de ti entregaré *hombres;
¡a cambio de tu *vida entregaré pueblos!
Porque te amo y eres ante mis ojos
precioso y digno de honra.
5
No temas, porque yo estoy contigo;
desde el oriente traeré a tu descendencia,
desde el occidente te reuniré.
6
Al norte le diré: “¡Entrégalos!”
y al sur: “¡No los retengas!
Trae a mis hijos desde lejos
y a mis hijas desde los confines de la tierra.
7
Trae a todo el que sea llamado por mi nombre,
al que yo he creado para mi gloria,
al que yo hice y formé.” »

Si se fijan en las palabras marcadas en negrita, Dios le promete a sus hijos no abandonarlos en la aflicción, prometiéndo salir victoriosos. Es a esa promesa que nos tenemos que aferrar para poder seguir adelante en la vida, que no está excenta de dificultades, las cuales son como rios y fuego que nos rodean en la vida. Tenemos su firme promesa que no nos dejará, ya que nos ha comprado nuevamente para que estemos con Él, y gocemos de su paz y tranquilidad que sólo Dios nos puede entregar.

Que Dios le bendiga en este día y Siempre.

“Que el Señor te bendiga y te guarde, y su rostro resplandezca sobre ti, y que tenga de ti misericordia, Que el Señor te bendiga, Amén”


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: